Sobre nosotros

UNIARTE es una iniciativa que nace tras un encuentro informal entre Diego Mignone y Marisol Romero. Aunque ambos sabían sobre la carrera del otro, no habían tenido la oportunidad de conocerse personalmente; pero al compartir sus vivencias y experiencia profesional en el extranjero (España, Colombia, Argentina) empezó a surgir una profunda reflexión sobre las fortalezas y debilidades de nuestro sector; entonces surgió la idea que detonaría una lucha, justa y necesaria, en defensa de los derechos de artistas y autores ecuatorianos.  

Desde su experiencia, ambos artistas constataron que una de las claves para el avance del sector audiovisual —en aquellos países en los que han vivido— es el reconocimiento justo de los derechos de propiedad intelectual de actores y autores.  

Su visión clara y dedicación logró (a pesar de cualquier pronóstico en contra) que UNIARTE reciba la aprobación de sus estatutos y autorización de funcionamiento, en tiempo record.

Así en 2018, tan solo dos años después de que la legislación ecuatoriana reconociera el derecho de actores a recibir una remuneración equitativa, UNIARTE se constituye formalmente e inicia una nueva etapa, ya no solo como una idea de dos actores visionarios, sino como una institución dedicada a la defensa de los derechos de los profesionales del audiovisual ecuatoriano.

UNIARTE forma parte de LATIN ARTIS, que reúne a las más importantes sociedades de gestión de derechos en Iberoamérica. Desde su nacimiento, nuestra institución ha sido referente dentro del sector audiovisual ecuatoriano y su labor ha sido reconocida internacionalmente.

Para lograr que Ecuador esté a la par de países como España, México o Colombia, en materia audiovisual, nos urge entender que debemos entrar al juego con las mismas bases y condiciones. Por esto, sociedades de gestión como UNIARTE son claves, al brindar protección, formación y asistencia a los profesionales cuya labor es parte fundamental en la creación de una obra audiovisual.
Diego Mignone
Promotor/Fundador
La gestión de UNIARTE representa una tarea titánica para un país como Ecuador, pero es necesaria y debe perdudar en el tiempo para que los artistas y creadores del audiovisual cuenten con la protección de sus derechos y la certeza de acceder al justo reconocimiento de sus aporte intelectual, hoy y siempre.
Marisol Romero
Promotora/Fundadora